Central Córdoba y Atlético no pasaron del cero

Central Córdoba y Atlético Tucumán marcaron con una paupérrima paridad sin goles en Santiago del Estero el final de la séptima fecha de la Copa de la Liga, denominada de los clásicos, en la que se registraron nueve empates, cuatro de ellos 0 a 0.

La misma cantidad de igualdades se había registrado en la misma instancia de la edición anterior de esta Copa de la Liga Profesional que se disputó en el segundo semestre del año pasado, aunque en aquella oportunidad los empates sin abrir el marcador habían sido seis.

La dramaturgia del fútbol es tan descriptiva como realista, y por ello es que si Atlético Tucumán está último en la Zona A y Central Córdoba antepenúltimo en la B, con 4 y 5 puntos respectivamente, que hayan empatado sin goles y, lo que es peor aun, sin mostrar ningún atisbo de dotes futbolísticas, eran imaginables y por eso no sorprendieron a nadie.

El partido tuvo entonces un desarrollo anodino y los arcos fueron elementos decorativos ocupados por Andrés Mehring en el local y José Devecchi en la visita, y la única acción que generó unos instantes de excitación llegó en tiempo de descuento, ante una posible falta penal en favor de los tucumanos ignorada por el árbitro Andrés Merlos

Previamente Agustín Lagos, también de la visita, había estrellado un derechazo contra el poste del mismo lado del arco de los santiagueños.

Atlético Tucumán tiene los mencionados cuatro puntos en una mala performance que se llevó puesta a la dupla técnica Sergio Gómez-Favio Orsi, por lo que hoy dirigió interinamente Diego Armando Barrado, aunque en las próximas horas asumirá Facundo Sava, recientemente desvinculado de Huracán por realizar una campaña similar a la que viene desarrollando el «Decano».

Ahora Atlético (todavía no ganó en el torneo) recibirá a Vélez en Tucumán, mientras que Central Córdoba, dirigido en su regreso al club con el que tuvo su primera experiencia como entrenador por Abel Balbo, recibirá a Tigre. Ambos empataron 2-2 este lunes en Liniers.

GALERÍA DE IMÁGENES